Uncategorized
0
La matemática de las historias

En StoryAngels creemos en la ciencia de las historias. Sin ser deterministas, consideramos que en todas las narraciones pueden identificarse una serie de patrones que se repiten y las llegan a hacer predecibles. Si convirtiéramos cualquier historia en una formulación matemática, tendría forma de onda. La cuestión es si sería una buena o una mala onda.

La matemática de la Historia de Deloufeu

A principios del siglo XX un peculiar filósofo -y farmacéutico- catalán, Alexandre Deloufeu, publicó su teoría de la Matemática de la Historia. Afirmaba que las civilizaciones atraviesan ciclos equivalentes a los de los seres vivos y que podían expresarse matemáticamente en forma de ondas.

Segun Deloufeu, cada civilización puede llegar a cumplir tres ciclos de 1700 años cada uno. En estos ciclos se alternan momentos de auge y de declive, de expansión y de contracción. El resultado, expresado gráficamente, es una trayectoria de curvas parecida a una onda electromagnética.

Estudió los ciclos históricos de diversos imperios como el ruso, el alemán, el británico o el español, lanzando predicciones, algunas de las cuales se han cumplido, como fue la desintegración de la Unión Soviética o la división de la antigua Yugoslavia.

Deloufeu decía que conocer los ciclos permitiría evitar las guerras transformando los procesos violentos en pacíficos. Su objetivo era inspirar a la humanidad a aprender de sus patrones y alterarlos para evitar los errores del pasado. Su visión era que un día la Humanidad lograría superar sus patrones de conducta y se organizaría como una perfecta Confederación Universal de pueblos libres.

¿Es posible, pues, que ser conscientes de los arcos dramáticos de las historias que contamos nos permitan manipular o alterar su efecto en los demás?

Kurt Vonnegut y la forma de las historias

Algunos años más tarde, y quizá sin saber nada del señor Deulofeu, el escritor de ciencia ficción Kurt Vonnegut expuso de forma jocosa una teoría parecida en una conferencia sobre literatura. No se refería a la Historia universal sino a las historias de ficción y, sin embargo, el resultado expresado de manera gráfica tiene un sorprendente parecido con el análisis del catalán.

Vonnegut dibujó un sencillo esquema con un eje vertical, que representaba el nivel de felicidad o infelicidad, y otro horizontal, que representa la línea temporal del relato.
En este vídeo explica cómo cada historia traza su propia forma curvilínea.

Por ejemplo, una historia típica es la que denomina “El hombre en un pozo”. Es decir, empieza muy bien, por encima de la línea de la felicidad; pero de repente ocurre algo que le mete de cabeza en problemas y lo pasa mal; finalmente, a pesar de todo, logra salir de nuevo a flote.

Algunas de estas formas son realmente hilarantes, como esta síntesis de las historias kafkianas.

En el siguiente esquema se resumen las distintas ‘formas’ de los relatos más clásicos.

La Forma de las Historias según Kurt Vonnegut

En todo caso, con más o menos humor, Vonnegut tocó una tecla interesante. En realidad las historias sí que obedecen a ciertos patrones. Decidir que el eje de variación lo constituya la felicidad o la infelicidad del relato puede parecer caprichoso pero, bien pensado, no lo es. ¿Qué nos importa más que el éxito o el fracaso? ¿No buscamos a toda costa la satisfacción mientras huimos de la instatisfacción? ¿Qué nos atrae de una historia si no es, precisamente, el intento por superar la desgracia o el conflicto?

La fortuna y el infortunio son los biorritmos que nos guían como lectores, espectadores u oyentes. Ese latido, y su evolución a lo largo del tiempo.

Haced el ejercicio de sentaros a escuchar una conferencia y trazad un esquema similar al de Kurt Vonnegut a lo largo de la misma. Marcad cuándo os interesa y cuándo os aburre y tendréis la ‘forma de la conferencia’. A ver a qué arco dramático se parece.

Google y el proyecto Guttenberg

Ya en la era del big data no podía faltar que un algoritmo nos viniera a dar lecciones y a demostrar con números todo lo explicado anteriormente. Pues bien, un entretenido pero sesudo estudio de un equipo de las universidades de Vermont y Adelaide (EUA) analizó 1327 libros clásicos de ficción digitalizados por el Proyecto Guttemberg para determinar sus arcos emocionales.

¿Cómo lo hicieron? Se inventaron el ‘hedonómetro‘, una serie de algoritmos que calculaban la ‘curva de felicidad’ de cada historia. Más bien se centraron en reflejar la trayectoria emocional de la historia, no solo su trama. Para generar los arcos emocionales analizaron y procesaron cada palabra de cada libro en tramos de 10.000 palabras en busca de indicadores de ‘felicidad’ o ‘infelicidad’.

El ‘Hedonómetro’ calcula la curva de la felicidad de una narración midiendo la frecuencia de palabras

El resultado que arrojó el análisis y que puede consultarse online para cada libro del estudio, no deja de ser tan sorprendente como curioso. Determinaron que existen seis patrones narrativos -o arcos emocionales- que se repiten con mayor frecuencia:

  • ‘De pobre a rico’ (ascenso).
  • ‘Tragedia’, o ‘De rico a pobre’ (caída).
  • ‘El hombre en un pozo (caída-ascenso).
  • ‘Ícaro’ (ascenso-caída).
  • ‘Cenicienta’ (ascenso-caída-ascenso).
  • ‘Edipo’ (caída-ascenso-caída).

Como dice el psicólogo Raymond Nickerson, citado por los autores del estudio, “tendemos a preferir historias que encajan en los moldes que nos son familiares y a rechazar aquellas narrativas que no se alinean con nuestra experiencia”.

En este artículo hemos visto que las historias encierran patrones o estructuras que conducen nuestro viaje emocional. Si somos capaces de afinar esa “frecuencia de curva”, tendremos más posibilidades de impactar en nuestra audiencia y de lograr que se identifique con nuestro mensaje.

¿Qué opinas tú? ¿Crees que la ciencia puede aplicarse a las historias?

Your Comment
Your email address will not be published

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies